Archive for the 'historietas' Category

Thierry Martin dibuja.

No te pierdas este videíto si te gusta ver cómo labura un talentoso (aunque sea bastante poco lo que se muestra).

Kráneo candente.

Pocas cosas son tan interesantes como ver a un artista laburar, a puro pincel. Y si hablamos de Kwaichang Kráneo… bueno, todo vuestro:

Y ya que la clase de Diego se cancela por Animate, el viernes me voy a su muestra de originales.

“¿Qué hacés vos acá?”

Volví de Dibujantes, un evento impresionante en Rosario. Como la crónica momento a momento la harán otros, y mucho mejor que yo, me quedo con algunas impresiones.

-Rosario es una ciudad tremenda.
-Accorsi sigue siendo exactamente lo mismo.
-Las comiquerías rosarinas, a diferencia de las porteñas, no aumentan un 15% el precio de las cosas que llevan las convenciones. De hecho creo que tenían muchas ofertas.
-Varela es menos raro de lo que muchos creen, y un gran tipo.
-Algunos porteños se ponen en estrellas cuando los invitan al interior. Sí, soy conciente de la exponencialidad que eso implica.
-Rosario está llena de dibujantes con más talento que ganas.
-La Fiesta de las Colectividades parece sacada de un libro de Neil Gaiman.
-Es difícil cruzarse una mina fea en esa ciudad.

Tenía mil cosas para contar y decir y mostrar, pero mejor dejar el bolso sin desarmar por ahora.

Cerebro mágico.

Kwaichang Kráneo es un genio. Leé todo El cuervo que sabía, y después seguí desde ahí.

Posta eh.

Informe sobre ciegos

Terminé la historieta que Javi Hildebrandt escribió para el concurso de la ciudad de Buenos Aires sobre discapacidad. No muestro nada porque no tengo en claro si eso invalidaría la muestra o algo por el estilo, así que dejo en suspenso hasta que esté seguro.

Lo importante es que la terminé. Los dibujos apestan, y la historia los salva totalmente. Pero terminé. Siento como que descorché una botella. De hecho creo que se nota en la historieta misma. Las dos primera páginas toscas, duras. La tercera ya un poco más cómodo, y la historia se presta. La cuarta página ya suelto, aunque apurado, pero dibujando un poco en piloto automático, sin pensar y repensar cada puta línea.

Ahora el chiste es seguir. Seguir soltando la mano, y más importante, poniendo historias en papel. Ya sean concursos, guiones propios, o simples boludeces para entretenerlos, lectores. Siento que me saqué 1000 kilos de encima (cuando en realidad solo son 27… por ahora).

Juro que muestro una página pronto. ¡Lo juro! ¡Ah!

Más del maestro.

6ita8hY como estamos con el bueno de Eisner, acá podés leerte online su Moby Dick (y la verdad que está muy europeo en la narración y el dibujo).

Después de eso conseguí la versión de Enrique Breccia, y compará.

Yin y Yang

Esta semana leí, entre otras cosas, dos obras de Will Eisner. Una la esperaba hace tiempo, pero la otra era totalmente desconocida para mi.

n37287Esta segunda historieta es Signal From Space. Un ¿thriller? bastante extraño que trata sobre la recepción de una señal aparentemente extraterrestre en la NASA, y sus implicancias. Desde espías rusos, empresarios multinacionales, hasta fanáticos religiosos. La historia cubre un espectro inmenso, con diálogos eternos y vueltas sobre vueltas de tuerca que confunden y aburren.

El arte no es de lo mejor de Eisner y el color mucho menos. Se hace eterna la lectura y al final uno queda con el sabor de que realmente no le importa en lo más mínimo lo que está pasando, solo quiere terminar. Hay soluciones toscas en algunas partes de la historia, siempre con ímpetu de ampliar el espectro, de mostrar más y más ramificaciones del suceso.

Por suerte el otro libro era N.Y. City, o The Big City. Una obra maravillosa, hermosa, totalmente experimental pero con sabor a clásico. Las historias son mínimas, concretas, algunas son solo situaciones que desencadenan tantas historias como lectores entren en contacto con ellas. Las páginas son hermosas, con muchos experimentos de forma, tipos de lectura, juegos con los grises y los negros.

496863946_LLas historias mudas son siempre dignas de ver gracias al histrionismo del dibujo de Eisner, donde la sutileza del silencio choca con lo evidente de las actuaciones de sus personajes, pero siempre dejando algo a la interpretación.

Una historieta que si leés de prestado (como es mi caso gracias a la bibliotequita Agrimbau) querés conseguir para guardar y releer mil veces.

Yin y yang, una de cal y una de arena. Dos caras de un mismo autor, que algunas veces fallaba, y otras simplemente revolucionaba el medio de la historieta. Signal From Space probablemente haría una buena miniseriucha de televisión. N.Y. City es lo que es, imposible de mostrarla de otra manera que no sea en esas páginas.


Imagen de cabecera

Tributo a Will Eisner (extracto), por Mike Mignola.

Páginas

Categorías